jueves, 29 de marzo de 2012

Austrian Creamcheese Bars



La cocina viva


Que trabajito  me está costando últimamente cumplir con mi propósito de publicar una entrada por semana. Los niños, los exámenes de los niños, los entrenamientos de los niños... y toda la infinidad de tareas que tenemos las mujeres de hoy en día y, a causa de ellas, siempre postergamos nuestras aficiones e intereses. En mi caso, este blog. 

Esta receta la vi en este blog que a menudo me gusta visitar. Hace tiempo que deseaba hacer este tipo de recetas, muy populares en la repostería americana y que, dicho sea de paso, aún no sé cómo llamarles en español...

He sido bastante fiel a la recta original, a excepción de las nueces que lleva en la última capa porque, de haberlo hecho, seguro a los niños no les hubiera hecho mucha gracia los trozos grandes de nueces. 

Una sugerencia: Si no os gustan las cosas demasiado azucaradas, podéis reducir la cantidad de azúcar, sobre todo en la primera capa, que a mi me resultó quizás demasiado dulce.



Ingredientes:

200g de harina, más 35g
180g de azúcar moreno
1/2 cucharadita de canela
120 g de mantequilla (temperatura ambiente)
220 g de queso tipo Philadelphia
160 g de azúcar blanco
2 huevos
300 g de chocolate chips
100 g de nueces picadas (yo no las puse)


Elaboración:


Precalentar el horno a 175º. Mezclar la harina (200 gr), el azúcar moreno, la canela y la mantequilla y batir por dos minutos aproximadamente. Verter la mezcla en un molde rectangular, previamente engrasado (yo usé uno de 22x29 cm ) Horneamos durante unos 12 minutos. Sacamos del horno  y reservamos.

Aparte, mezclamos el queso, la harina (35 gr) y los huevos, Batimos hasta que se integren bien los ingredientes.Añadimos unos 100 gr de los chips de chocolate y mezclamos un poco con una espátula de silicona. Vertemos sobre la mezcla parcialmente horneada e introducimos al horno durante unos 15 o 20 minutos. Sacamos del horno y echamos por encima el resto de los chips de chocolate. Por último se echan las nueces por toda la superficie, presionando un poco para que se adhieran al chocolate. Partir antes de que se enfríe por completo.  Al ser un postre bastante dulce os recomiendo dividir en trozos de no más de 5x7 cm.



La cocina viva


La cocina viva


domingo, 18 de marzo de 2012

Tiramisú

La cocina viva

Hace tiempo que mi hija me viene pidiendo que le haga este postre. Lo hice ya hace bastante tiempo y le fascinó. A mi por supuesto también me encanta y no se exactamente por qué no lo había vuelto a hacer hasta ahora. Bueno, en parte ha sido porque extravié aquella primera receta que dio tan buen resultado. Sin embargo, he decidido acudir a lo seguro yendo a este estupendo blog que me parece bastante fiable en lo que a comida italiana se refiere. No sólo porque su autora sea italiana sino por ser una estupenda cocinera.

En anteriores ocasiones lo preparé con bizcochos de soletilla, porque aún estaba peleada con el horno, pero ahora que los bizcochos casi no tienen secretos para mi, he decidido preparar yo misma la base de bizcocho que lleva el postre, supongo que así saldrá más rico, si cabe, je, je

Ingredientes:

Para el bizcocho
70 g de mantequilla
70 g de azúcar
3 huevos medianos
20 g de leche
250 g de harina de repostería
1 pizca de sal

Para la crema de mascarpone

250 g de queso mascarpone
50 g de azúcar
unas gotas de esencia de vainilla
3 huevos

1 taza de café bien cargado (usé descafeinado instantáneo)
3 cucharadas de disaronno
chocolate rallado para espolvorear
Elaboración:
Precalentar el horno a 175º. Primero que nada elaborarnos el bizcocho. Yo lo hice el día anterior, para dar tiempo a la miga a asentarse. Para empezar, batimos el azúcar y la mantequilla. Si lo queréis un poco más dulce podéis aumentar la cantidad de azúcar, yo lo haré la próxima vez porque me gusta un poco más dulce.  pasados unos dos o tres minutos, cuando tengamos una mezcla suave y esponjosa, añadimos los huevos uno a uno, a continuación echamos la leche y por último la harina y la sal. Ponemos la mezcla en un molde, Yo utilice uno de 26 centímetros. Horneamos de 30 a 40 minutos, sin olvidar comprobar antes pinchando con una brocheta. Dejar enfriar unos 10 minutos y desmoldar. Continuar enfriando sobre una rejilla. Reservar.

Para la crema, primero hay separar las claras de las yemas. Batir éstas junto con el azúcar y la vainilla, durante al menos cinco minutos, hasta que la mezcla tenga un aspecto cremoso. Añadir el queso y batir un poco más hasta que se integren bien los ingredientes.Montar las claras a punto de nieve, agregando antes la pizca de sal. Cuando estén listas las añadimos a la crema de mascarpone. Esto hay que hacerlo con cuidado para evitar que se bajen las claras. Usando una espátula y con movimientos envolventes de abajo hacia  arriba.

Preparamos una taza con dos cucharadas de café instantáneo y le añadimos el disaronno. He utilizado café instantáneo descafeinado por que tengo dos niños en casa, pero seguro que con un buen expreso está aún más rico, si cabe.

Para el montaje he partido por la mitad el bizcocho para tener dos discos iguales. He colocado uno de ellos en el fondo del molde y lo he mojado con el café. Después he puesto una capa de la crema de mascarpone y luego el otro disco de bizcocho, Terminamos con el resto de la crema y antes de servir espolvoreamos con chocolate en polvo o rallando una tableta de chocolate. Introducimos en el frigorífico durante al menos tres horas.




viernes, 2 de marzo de 2012

Bizcocho glaseado de requesón y limón



No creáis que no me he dado cuenta de que últimamente sólo publico recetas de bizcochos. La explicación es muy sencilla. Hago casi uno por semana porque en casa nos gusta para las meriendas. Tengo dos hijos nadadores y son insaciables y mi marido no se queda atrás...

Como no me gusta que coman bollería industrial, me lo paso haciendo bizcochos de todo tipo, con la idea de no aburrirlos. Y, cuando considero que han quedado ricos, pues no me resisto a incluir la receta en el blog.

No obstante, a pesar de mi obstinada defensa de los bizcocho, he decidido que, al menos en un mes, no publicaré más recetas de bizcochos y al menos me pasaré a la bollería, más que nada para que no me tachéis de repetitiva, je, je

Este bizcocho le gustó a mi hijo pequeño y, creanme, es la mejor carta de presentación, ya que este individuo de ocho años no es lo que se dice mi fan número uno. Así pues, espero que os guste.


Ingredientes

300 g de harina de repostería
150 g de requesón
4 huevos medianos
220 g de azúcar
100 g de aceite de girasol
2 cucharaditas de levadura química (Royal)
El zumo de 1 limón mediano
1/4 de cucharadita de sal
ralladura de 1 limón

Glaseado:

Clara de huevo
azúcar glas
unas gotas de limón

Elaboración, :

Precalentar el horno a 175º. Engrasar un molde. Yo he utilizado un molde metálico de unos 25 centímetros.

Su elaboración no puede ser más sencilla, simplemente colocamos todos los ingredientes en un bol y mezclamos para que se integren bien. Echamos la mezcla en el molde y horneamos durante unos cuarenta minutos, aproximadamente. No olvidar pinchar el bizcocho con una brocheta, antes de sacarlo para comprobar la cocción. Esto hay que hacerlo cuando lleve al menos una media hora en el horno. Si sale limpia estará listo.

Sacamos del horno, dejamos enfriar durante unos 10 minutos y desmoldamos. Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Yo lo he acabado con un glaseado como el que hacemos para decorar galletas. Para hacerlo sólo hay que batir una clara de huevo, añadir unas gotas de limón y luego ir añadiendo el azúcar glas, sin dejar de batir con unas barillas La cantidad de azúcar que pongamos dependerá de lo espeso que deseemos que quede el glaseado. Mi sugerencia es que quede bien espeso, como si fuera una crema.


La cocina viva



La cocina viva