viernes, 16 de noviembre de 2012

Bizcocho de calabaza (Spicy Pumpkin Bundt Cake)


Siguiendo con mi tradición de llegar tarde a las cosas, a los sitios... también llego tarde a la celebración del día del Bundt. Dicha tardanza es desde luego inexcusable ya que soy una fanática de este tipo de bizcochos. Este año quiero celebrar este "día tan especial" con uno que incorpora uno de los productos típicos del otoño: la calabaza. La receta la tomé de Martha Stewart y me ha quedado un bizcocho hermoso, ideal para el tamaño de mi mole clásico de Nordic Ware. La receta la he seguido prácticamente al pie de la letra, sólo he omitido el clavo molido y he ajustado un poco las cantidades de mantequilla y azúcar, por aquello de pasarlo a gramos. Espero que os guste

INGREDIENTES:

480 g de harina de repostería
4 cucharaditas de levadura
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de jengibre molido
2 cucharaditas de canela molida
1/2 cucharadita de clavo molido
170 g de mantequilla temperatura ambiente
300 gr e azúcar moreno (light brown sugar)
4 huevos grandes
1 taza e buttermilk*
240 g de puré de calabaza*

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 175º y rociamos un molde con spray antiadherente o en su defecto le untamos mantequilla y luego espolvoreamos harina.

Aparte, mezclamos en un recipiente los ingredientes secos (harina, levadura,bicarbonato, sal, jengibre y canela). En un bol batimos, durante 2 o 3 minutos a velocidad media, la mantequilla y el azúcar, hasta que se hayan incorporado perfectamente y tengamos una mezcla suave y esponjosa. A continuación añadimos los huevos uno a uno, sin añadir el siguiente hasta que el anterior no se haya disuelto por completo. Bajamos un poco la velocidad de la batidora y añadimos los ingredientes secos en tres veces, alternándolos con el buttermilk. Por último agregamos el puré de calabaza y batimos un poco más. Echamos la mezcla en el molde, teniendo cuidado de que la masa se distribuya uniformemente. Llevamos al horno durante 55 minutos aproximadamente. Antes e sacar pinchamos con un palillo o brocheta para comprobar la cocción. Sacamos del horno y desmoldamos pasados unos 15 minutos

* Para hacer buttermilk sólo hay que añadir una cucharadita de vinagre o limón a la leche y dejamos que transcurran unos 15 minutos.

*Para el puré de calabaza simplemente hay que cocerla hasta que se ablande y escurrirla muy bien. Con una cuchara separamos la carne de la cáscara.

Si queréis se puede añadir un poco más de azúcar



Lo he terminado con un glaseado







jueves, 20 de septiembre de 2012

Bizcocho con nata agria (Sourcream Pound Cake)


Cuando encontramos una receta extranjera que nos apetece preparar, nos frustramos un poco al ver que hay ingredientes difíciles de conseguir en el comercio cercano a casa. Por suerte, la inmensa mayoría de estos ingredientes son sustituibles por otros que tenemos más a mano y que no afectan negativamente a la calidad de la receta. Sin embargo, siempre te queda el "gusanillo" de cómo será el sabor con el ingrediente original... Pues esto me ha ocurrido en muchas ocasiones con este tipo de nata que los anglosajones llaman sour cream. Hasta ahora siempre la he sustituido por queso quark y le verdad es que estoy contenta con el resultado. De hecho me he aficionado al uso de este lácteo en varias de mis recetas.  

Sin embargo, puesto que este verano hemos estado unos días en la playa y, además del clima, el mar, los" chiringuitos"... este tipo de destinos turísticos tiene la ventaja de que los supermercados tienen más variedad de productos importados respecto a los que podemos encontrar en las ciudades del interior. Así pues, curioseando me encontré con una pequeña tienda dedicada en exclusividad a productos de importación de alta calidad y, por supuesto, no me pude resistir... Entre mis adquisiciones estaba el bote de sour cream que he utilizado para esta receta que, os garantizo, ha quedado deliciosa y con un aspecto de que estoy bastante satisfecha porque el desmoldado ha sido perfecto y la cantidad de masa era ideal para el molde. Espero que os guste tanto como a mi. La receta es una básico y la podéis encontrar en innumerables blogs y webs. Yo he ajustado las cantidades a mi gusto, entre otras cosas disminuyendo la cantidad de azúcar...

INGREDIENTES:

150 gr de mantequilla
360 gr de azúcar
5 huevos grandes
360 gr de harina
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/4 cucharadita de sal
200 gr de sour cream
extracto de vainilla

Glaseado elaborado con agua y azúcar glas. He puesto fideos rosas encima del glaseado.

ELABORACION:

No puede ser más sencilla. Primero que nada precalentamos el horno a 175º y engrasamos el molde. Mezclamos en un recipiente los ingredientes secos (harina, bicarbonato y sal) y reservamos. Aparte, mezclamos la mantequilla y el azúcar y batimos hasta obtener una mezcla suave y esponjosa. A continuación, bajamos la velocidad de la batidora, echamos los huevos uno a uno. No echamos el siguiente hasta que el anterior se haya incorporado por completo a la mezcla. Seguidamente añadimos el extracto de vainilla. No os he puesto cantidad, pues ésta va a depender de lo concentrado que sea. Sin dejar de batir, agregamos los ingredientes secos en tres veces, alternándolos con la nata. Comenzamos y terminamos con éstos. Echamos la masa en el molde y llevamos al horno durante unos 45 minutos. Antes de sacar del horno comprobamos la cocción pinchando con un palillo o brocheta. Si sale limpio, estará listo. Recordad que no hay que abrir el horno hasta que no haya pasado al menos media hora.

Terminada la cocción, sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Pasados unos 15 minutos desmoldamos y una vez frío le damos el acabado que más nos guste, o simplemente lo comemos tal cual.


Mirad lo bonito que salió del molde


sábado, 8 de septiembre de 2012

Tarta de Queso (New York Cheese Cake)



Hay recetas que a toda persona que le guste la repostería tiene que incluir en su recetario personal. Sin duda el Cheese Cake es una de ellas. Además ésta es una de las recetas que gustan a toda la familia, que desaparecen en pocas horas... Lo cual es el mejor premio que se le pueda ofrecer a alguien que le gusta la cocina...

Para su elaboración me he basado en las recetas de varios blogs de los que soy seguidora, sobre todo éste . Aunque no es exactamente igual a ninguno de ellos porque yo he adaptado las cantidades a mi conveniencia y gustos. Creo, modestamente,  que el resultado es bastante aceptable así que os la presento y si no la habéis hecho ya, os invito a que preparéis esta deliciosa tarta, típicamente americana.




INGREDIENTES:
Para la base de galletas:
210 gr de galletas maría
40 gr de azúcar
120 gr de mantequilla

Para la crema de queso
750gr de queso tipo philadelphia
150 gr de azúcar
25 gr de harina de repostería
3 huevos grandes
50 gr de nata (usé de cocinar, baja en grasa)
La ralladura de un limón
unas gotas de extracto de vainilla

Para la cobertura
En esta ocasión la cubrí con una salsa de frambuesas
la compré en el Lidl y resultó ideal la combinación


ELABORACIÓN

El primer paso es moler las galletas, para lo cual usaremos una batidora, la tmx viene fenomenal para estos menesteres. A continuación las mezclamos con el resto de los ingredientes y cubrimos con esta pasta la base del molde. Yo cubro también un poco las paredes porque me gusta el resultado. He utilizado un molde desmontable de 24 centímetros. Yo no lo hice, pero os recomiendo cubrir con papel de horno el fondo del molde para que podáis luego sacarlo cómodamente, ya que si se parte sobre el molde lo podéis rallar. Guardamos el molde en el frigorífico y continuamos con la receta...

A continuación batimos el queso crema, el azúcar y la harina, unos dos minutos a velocidad media. Posteriormente añadimos los huevos uno a uno, sin dejar de batir. Y por último añadimos la nata, la ralladura y la vainilla, sin batir en exceso. Vertemos la masa sobre la base de galletas y horneamos, primero unos 15 minutos a 180º y posteriormente unos 90 minutos a 120º.

Pasado este tiempo comprobamos la cocción pinchando con un palillo y, si sale limpio sacamos del horno y dejamos enfriar. Un consejo de mi amiga Circe: pasar un cuchillo para desprender la tarta de las paredes del molde y así evitar que se parta al enfriarse. Yo no lo hice y se produjo una grieta difícil de disimular con la cobertura. No me vuelve a pasar!!! Una vez fría cubrimos generosamente con la cobertura y a disfrutar!!!



jueves, 16 de agosto de 2012

Flan de queso marcarpone


Os traigo esta "recetilla" sencilla, de un postre de los de toda la vida. El principal objetivo de la misma es dejar testimonio de que, nunca mejor dicho, la "cocina sigue viva" , a pesar de llevar varias semanas sin publicar nada nuevo, ya que he pasado por una pequeña "crisis creativa" ...

Otra buena razón para preparar esta receta es que a mi hijo le fascina el flan. Las pocas veces que lo hago vuela porque, si de él dependiera, desayunaría, comería y cenaría flan... Esta vez he decidido hacer una variante, añadiendo queso mascarpone a la receta. La verdad no tenía ni idea cuál sería el resultado, pero siendo éste un ingrediente que me encanta, no podría ser malo. Este queso le aporta un toque más cremoso y su agradable sabor.

INGREDIENTES:

250 ml de leche entera
250 gr de queso mascarpone
4 huevos
150 gr de azúcar
Caramelo líquido para el molde

ELABORACIÓN:

No puede ser más sencillo. Primero que nada, precalentar el horno a 180º. A continuación,  ponemos el caramelo líquido en el fondo del molde y reservamos. Aparte ponemos todos los ingredientes y batimos un poco a velocidad media, hasta que se hayan integrado bien todos los ingredientes. Echamos la mezcla en el molde, tapamos con papel de aluminio y lo  llevamos al horno, a baño maría, durante aproximadamente cuarenta minutos. Antes de sacarlo del horno comprobar la cocción pinchando con una brocheta.

Sacar del horno y no desmoldar hasta que esté completamente frío.





domingo, 10 de junio de 2012

Bundt Cake de chocolate blanco y frambuesas





Hace tiempo que deseaba publicar una receta que incorporase el chocolate blanco entre sus ingredientes. Y fueron varias las ocasiones en las que volví con una o dos barras de chocolate del súper, pero antes de que encontrase la receta ya habían sido "devoradas" por  mis hijos que son verdaderos apasionados del chocolate en cualquiera de sus variedades.

Por fin,  logré que una de esas tabletas se mantuviera en la despensa, hasta que yo tuviese tiempo y ganas de preparar la receta. No fue fácil, tuve que colocarla en el lugar más recóndito de la despensa, je, je

Por otra parte, aprovechando que este año hay abundancia de frambuesas y están muy bien de precio. Además, tienen vitaminas C y E y evitan el estreñimiento, aunque no es mi caso, que conste,


Ingredientes:


440 gr de harina de repostería
1 cucharadita de levadura química
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
1 taza de nata
230 gr de chocolate blanco
180 gr de mantequilla
260 gr de azúcar
Unas gotas de extracto de vainilla (he usado uno concentrado)
5 huevos medianos
125 gr de frambuesas frescas (admite más)


Glaseado:
Lleva un poco de leche y azúcar glas al gusto. Para darle color utilicé salsa de frambuesa y un poco de colorante rojo.


Elaboración:


Para empezar os recuerdo que es recomendable que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente. Engrasamos un molde apropiado y precalentamos el horno a 165 grados. A continuación troceamos el chocolate y lo mezclamos con la mitad de la nata. Lo ponemos al baño maría para que se derrita. Retiramos del fuego batimos con unas varillas y reservamos para que se enfríe. Aparte tamizamos y mezclamos los ingredientes secos (harina, levadura, bicarbonato y sal). 


En otro recipiente mezclamos el azúcar y la mantequilla. Batimos durante 3 o 5 minutos a velocidad media, hasta que obtengamos una mezcla suave y esponjosa. A continuación añadimos la vainilla y posteriormente incorporamos  los huevos uno a uno. No echamos el siguiente hasta que el anterior se haya integrado por completo. A continuación añadimos los ingredientes secos alternándolos con el resto de la nata. Comenzamos y finalizamos con la mezcla de la harina. Por último añadimos las frambuesas y mezclamos con una espátula de silicona.


Llevamos al horno durante unos 55 minutos. Antes de sacarlo comprobamos la cocción con un palillo de madera o brocheta. Dejamos enfriar sobre una rejilla durante unos 15 minutos y desmoldamos.  





domingo, 27 de mayo de 2012

Muffins de plátano y pepitas de chocolate



Ya hace varios días que no publico nada y siento que algo me falta... La verdad es que el mes de mayo, cuando se es alérgico, no es tiempo muy productivo que digamos. De hecho, sólo quiero que se acabe pronto. Y os aseguro que no me ha gustado nada llegar a esta conclusión, entre otras cosas por tratarse del mes en el que cumplo años. Y yo solía ser muy feliz el día de mi cumpleaños, me sentía especial... Pero entre que a uno cada vez le hace menos gracia acumular años, mi familia que está lejos y el polen del olivo, mayo ha dejado de ser mi mes favorito.

En fin, ya que el mes está a punto de terminar y yo empiezo a sentirme mejor, he hecho estos deliciosos muffins para que este mes no pase sin pena ni gloria, al menos en lo que al blog se refiere. Espero que os gusten:


Ingredientes:


210 g de harina*
1 cucharadita de levadura química
1 cucharadita de bicarbonato
140 g de azúcar
1 huevo
90 g de aceite de girasol
1/2 taza de yogur natural (usé queso quark)
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 plátanos machacados (unos 200 g ya pelados)
110 g de chispas de chocolate (podéis añadir más)


* Yo usé harina de la que trae la levadura incorporada. Pero no os lo recomiendo porque como podéis apreciar no subieron todo lo que debían.


Elaboración: 


Precalentamos el horno a 175º. Combinar los ingredientes secos (harina, levadura, bicarbonato y sal) y reservamos. Aparte Mezclamos el resto de los ingredientes a excepción del plátano y las pepitas de chocolate. Batimos bien hasta que se integren bien todos los ingredientes. A continuación añadimos los ingredientes secos y batimos bien hasta que no se vean restos de harina. Añadimos el plátano y batimos un poco. por último incorporamos a la masa las pepitas de chocolate y removemos un poco con ayuda de un espátula. 


A continuación echamos la masa en el molde apropiado, con cuidado de no rellenar en exceso (sólo 2/3 partes). Llevamos al horno por unos 25 minuto. Pasado este tiempo sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.





martes, 1 de mayo de 2012

Cinnamon rolls (bollos de canela)



A quien no le gusta el olor de la canela... y su sabor... Estos bollos son una de las razones por las que, cuando viajo a USA, vuelvo con dos kilos  de más... Así pues, cuando decidí explorar en el mundo de la repostería, tuve claro que esta receta sería una de las primeras. Debo decir que aún no sé si he dado con la receta perfecta porque la web está plagada de recetas estupendas. Me parece que cada madre americana tiene la suya. Igualmente, hay una gran variedad de glaseados a elegir, se le pueden añadir nueces, etc. Sin embargo, creo que  esta receta que os presento tampoco está nada mal. Aunque seguramente no será la única ya que pienso seguir probando otras.


Os los recomiendo para el desayuno o la merienda.

Ingredientes:

Para la masa:
1 taza de leche templada
2 huevos
1/3 de taza de mantequilla derretida
4 1/2 tazas de harina de fuerza (550 gr.)
1 cucharadita de sal
1/2 taza de azúcar
12-15 gramos de levadura fresca de panadería

Relleno
1 taza de azúcar moreno
2 cucharadas de canela molida
80 g de mantequilla derretida

Glaseado (cream cheese frosting)

80 gr. de queso philadelphia
50 g de mantequilla sin sal(temperatura ambiente)
100 g de azúcar glass
Unas gotas de extracto de vainilla


Preparación:

Comenzamos con la masa. Primero que nada mezclamos la  levadura con la leche tibia. Batimos unos cinco segundos (en thermomix) para que se disuelva bien. A continuación incorporamos la mantequilla y 1 cucharada de azúcar. Mezclamos y dejamos reposar unos 5 minutos. 


Pasado este tiempo agregamos los huevos, el resto de azúcar y una taza de harina. Mezclamos y dejamos reposar otros 10 minutos.


Pasado los 10 minutos echamos el resto de harina y la sal y amasamos (en Thermomix unos 5 minutos) hasta que tengamos una masa suave y manejable. Si vemos que está demasiado pegajosa añadimos un poco de harina... Ponemos la masa en un recipiente apropiado, tapamos y dejamos reposar hasta que doble su tamaño. 


A continuación sobre una superficie enharinada, amasamos un poco y extendemos la masa con la ayuda de un rodillo. Formamos un rectángulo de unos 35x38 centímetros. Con la ayuda de una brocha untamos la mantequilla y posteriormente espolvoreamos el azúcar moreno mezclado con la canela por toda la superficie. Enrollamos la masa para que nos quede un rulo. Dividimos en trozos de un centímetro y medio aproximadamente y vamos colocando en un molde o bandeja del horno previamente engrasado. Hay que dejar unos dos centímetros de separación para que puedan crecer. 


Tapamos con un paño y dejamos reposar unos 45 minutos aproximadamente o hasta que doblen su volumen. Llevamos al horno precalentado a 180º y horneamos durante unos 20 minutos. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. 


Para hacer el glaseado sólo hay que mezclar los ingredientes y batir muy bien. Con una brocha lo esparcimos sobre los bollos, mientras están aún tibios. 


Estos bollos se comen tibios y si os sobran algunos os recomiendo calentarlos unos segundos en el microondas, quedan suaves y deliciosos, como recién hechos.






jueves, 26 de abril de 2012

Otro pan con avena

La cocina viva

No pensaba publicar esta receta, se trataba simplemente de una hornada más para consumo cotidiano, pero quedó tan rico y les gustó tanto a los peques que creo que vale la pena que lo comparta con vosotros.

No es un pan muy ligero pero sí sano y muy del gusto de los niños. Se los he puesto de merienda para el cole y se lo han comido con muchas ganas. De hecho, ayer por fin mi hijo me ha dicho que le gustaba más el pan que yo preparo que el de la panadería. A eso le llamo yo triunfar :)

Ingredientes:

14 g de levadura fresca de panadería
200 g de agua
180 g de nata para cocinar
200 g de harina de fuerza
200 g de harina floja (repostería)
100 g de copos de avena
5-10 g de sal
60 g de azúcar
25 g de mantequilla

Elaboración:

Primero que nada molemos los copos de avena, hasta convertirlos en harina. También podríamos comprar directamente la harina de avena o incorporar directamente los copos de avena, cuestión de gustos... Yo lo he hecho así para evitar la típica pregunta de los niños. Mamá esto qué es?

Continúo con la receta que ya me estoy dispersando. A continuación agregamos a la máquina amasadora (yo en Thermomix) el agua y la levadura  y batimos unos 5 segundos (v.4) para que se disuelva. A continuación añadimos el restos de los ingredientes y amasamos durante unos 5 minutos aproximadamente. Hacemos una bola, ponemos en un recipiente adecuado, tapamos y dejamos levar hasta que doble su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura de vuestra cocina (entre 1 y 2 horas). Pasado este tiempo, desgasificamos y le damos la forma deseada. Yo he hecho un rulo y la he introducido en un molde de cake, previamente engrasado. Introducimos en el horno precalentado a 180º y horneamos entre 30 y 40 minutos.  Sacamos, dejamos enfriar en el molde durante unos diez minutos. Pasado este tiempo desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


La cocina viva

La cocina viva

viernes, 20 de abril de 2012

Tarta streusel de arándanos

La cocina viva
Cuando a uno le gusta realmente hacer algo, siempre estás buscando nuevos retos y experiencias. Eso es al menos lo que me ocurre a mi en la cocina y con la repostería en particular. Repito muy poco una recta, por deliciosa que me parezca, porque siempre hay una lista enorme de recetas con las que quiero experimentar... Hay algunas que siguen en estado de "borrador" ya que aún no han quedado dignas de aparecer en el blog. Un ejemplo de ello son el Angel Food Cake y el Red Velvet Cake. El primero ya lo he hecho dos o tres veces, de sabor queda fantástico pero se me siguen bajando las claras al momento de añadir la harina, Y del segundo, deciros que fue un fracaso estrepitoso, tanto, que aún no me he vuelto a atrever a intentarlo, ja, ja


En fin, en ese intento de probar nuevas recetas y técnicas culinarias, decidí probar una receta que lo incorporara y, como tenía arándanos en el frigorífico, dí con esta receta que combina a ambos. El streusel (viene del alemán y significa esparcido o espolvoreada) es bastante popular en la repostería alemana y también en la sueca y la danesa. Se aplica a tartas, panes y magdalenas. Es sencilla de elaborar y yo la he encontrado muy rica, tanto que estoy deseando hacer otra receta que lo incorpore. 


Con este primer intento me ha ocurrido algo un poco extraño. La masa del bizcocho atravesó la cubierta de streusel y emergió formando unas pequeñas "manchas" en la superficie... No sé exactamente a qué se deba, probablemente debí usar un molde más pequeño para que la capa de streusel fuera más gruesa y así no permitiera que la atravesara el bizcocho. No obstante, aunque no sea perfecta, os la presento con la idea de que aprendamos juntos. Ahora bien, os garantizo que ha quedado muy rica.



Ingredientes:


Streusel
55 gr de azúcar
35 gr de azúcar moreno
1 cucharadita de canela
una pizca de nuez moscada rallada
100 gr de mantequilla sin sal
190 gr de harina de repostería


Bizcocho
100 gr de mantequilla
140  gr de azúcar
2 huevos
1 cucharadita de extracto de vainilla
ralladura de 1 limón
160 gr de queso quark
200 gr de harina de repostería
1 cucharadita de levadura química (Royal)
1/4 de cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
125 gr de arándanos frescos (admite más)


Elaboración:


Comenzamos con el streusel. Es muy sencillo, sólo tenemos que mezclar todos los ingredientes y batir un poco para que se integren (en thermomix unos 15 segundos, vel. 6). Queda una masa arenosa parecida a la masa quebrada.


Para la masa de bizcocho. Primero mezclamos los ingredientes secos (harina, levadura, bicarbonato y sal). A continuación batimos la mantequilla con el azúcar durante unos dos o tres minutos, hasta obtener una mezcla suave y esponjosa. A continuación añadimos el extracto de vainilla y sin dejar de batir, incorporamos los huevos uno a uno. Luego añadimos el queso quark y la ralladura de limón. incorporamos los ingredientes secos. Paramos la batidora y finalmente añadimos los arándanos y mezclamos con una espátula. 


En un molde, previamente engrasado, vertemos la masa del bizcocho y por encima el streusel, distribuyéndolo bien con los dedos por toda la superficie. Llevamos a horno precalentado a 180ª y horneamos durante unos 40 o 50 minutos. Comprobamos que esté bien hecho pinchando con una brocheta o palillo de madera y sacamos del horno. Dejamos enfriar unos 10 minutos y desmoldamos.






jueves, 12 de abril de 2012

Bizcocho de coco y plátano (Coconut Banana Bread)



La cocina viva


Me encantan los plátanos en general y en particular el sabor que le dan a los bizcochos. De hecho no es la primera receta que publico con este ingrediente.

Hace tiempo que no hacía uno. Por la simple y sencilla razón de que nunca consigo que maduren lo suficiente, ya que antes se los devoran en casa. Sin embargo, el otro día los encontré ya bien maduros en la frutería y los compré con la idea de hacerlo de inmediato. Ahora bien, deseaba incorporar algún ingrediente novedoso y se me ocurrió usar una leche de coco que hace tiempo guardaba en la despensa. Por suerte no tuve problemas para dar con una receta que incluyera ambos ingredientes y este es el resultado. Un bizcocho delicioso que se deshace en la boca. Os lo recomiendo! La receta que me inspiró la encontré aquí pero yo hice algunas variaciones.


Ingredientes:


320 gr de harina todo uso
2 cucharaditas de levadura química (Royal))
1/2 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de canela molida
200 gr de azúcar
2 huevos medianos
2 plátanos medianos bien maduros
120 gr de leche de coco
70 gr de mantequilla sin sal
1 cucharadita de extracto de vainilla
30 g de coco rallado




Elaboración:


Precalentamos el horno a 175º, Engrasamos un molde de plum cake. Mezclamos los ingredientes secos (harina, levadura, sal y canela) y reservamos. Aparte mezclamos el azúcar y la mantequilla y batimos un poco. A continuación añadimos la vainilla, los huevos uno a uno, sin dejar de batir. Añadimos los plátanos machacados y la leche de coco y por último vamos añadiendo poco a poco los ingredientes secos, sin dejar de batir hasta que veamos que se han mezclado bien todos los ingredientes. Al final añadimos el coco y mezclamos un poco con una espátula. Echamos la mezcla en el molde y horneamos por unos 60 minutos. Yo lo he hecho en un molde de cristal, así que si lo hacéis en uno metálico tomad en cuenta que el tiempo de horneado puede reducirse. Lo mejor, pinchar con una brocheta antes de sacarlo del horno pero, recordad! no abrirlo antes de que pase media hora.


La cocina viva


La cocina viva


La cocina viva

jueves, 29 de marzo de 2012

Austrian Creamcheese Bars



La cocina viva


Que trabajito  me está costando últimamente cumplir con mi propósito de publicar una entrada por semana. Los niños, los exámenes de los niños, los entrenamientos de los niños... y toda la infinidad de tareas que tenemos las mujeres de hoy en día y, a causa de ellas, siempre postergamos nuestras aficiones e intereses. En mi caso, este blog. 

Esta receta la vi en este blog que a menudo me gusta visitar. Hace tiempo que deseaba hacer este tipo de recetas, muy populares en la repostería americana y que, dicho sea de paso, aún no sé cómo llamarles en español...

He sido bastante fiel a la recta original, a excepción de las nueces que lleva en la última capa porque, de haberlo hecho, seguro a los niños no les hubiera hecho mucha gracia los trozos grandes de nueces. 

Una sugerencia: Si no os gustan las cosas demasiado azucaradas, podéis reducir la cantidad de azúcar, sobre todo en la primera capa, que a mi me resultó quizás demasiado dulce.



Ingredientes:

200g de harina, más 35g
180g de azúcar moreno
1/2 cucharadita de canela
120 g de mantequilla (temperatura ambiente)
220 g de queso tipo Philadelphia
160 g de azúcar blanco
2 huevos
300 g de chocolate chips
100 g de nueces picadas (yo no las puse)


Elaboración:


Precalentar el horno a 175º. Mezclar la harina (200 gr), el azúcar moreno, la canela y la mantequilla y batir por dos minutos aproximadamente. Verter la mezcla en un molde rectangular, previamente engrasado (yo usé uno de 22x29 cm ) Horneamos durante unos 12 minutos. Sacamos del horno  y reservamos.

Aparte, mezclamos el queso, la harina (35 gr) y los huevos, Batimos hasta que se integren bien los ingredientes.Añadimos unos 100 gr de los chips de chocolate y mezclamos un poco con una espátula de silicona. Vertemos sobre la mezcla parcialmente horneada e introducimos al horno durante unos 15 o 20 minutos. Sacamos del horno y echamos por encima el resto de los chips de chocolate. Por último se echan las nueces por toda la superficie, presionando un poco para que se adhieran al chocolate. Partir antes de que se enfríe por completo.  Al ser un postre bastante dulce os recomiendo dividir en trozos de no más de 5x7 cm.



La cocina viva


La cocina viva


domingo, 18 de marzo de 2012

Tiramisú

La cocina viva

Hace tiempo que mi hija me viene pidiendo que le haga este postre. Lo hice ya hace bastante tiempo y le fascinó. A mi por supuesto también me encanta y no se exactamente por qué no lo había vuelto a hacer hasta ahora. Bueno, en parte ha sido porque extravié aquella primera receta que dio tan buen resultado. Sin embargo, he decidido acudir a lo seguro yendo a este estupendo blog que me parece bastante fiable en lo que a comida italiana se refiere. No sólo porque su autora sea italiana sino por ser una estupenda cocinera.

En anteriores ocasiones lo preparé con bizcochos de soletilla, porque aún estaba peleada con el horno, pero ahora que los bizcochos casi no tienen secretos para mi, he decidido preparar yo misma la base de bizcocho que lleva el postre, supongo que así saldrá más rico, si cabe, je, je

Ingredientes:

Para el bizcocho
70 g de mantequilla
70 g de azúcar
3 huevos medianos
20 g de leche
250 g de harina de repostería
1 pizca de sal

Para la crema de mascarpone

250 g de queso mascarpone
50 g de azúcar
unas gotas de esencia de vainilla
3 huevos

1 taza de café bien cargado (usé descafeinado instantáneo)
3 cucharadas de disaronno
chocolate rallado para espolvorear
Elaboración:
Precalentar el horno a 175º. Primero que nada elaborarnos el bizcocho. Yo lo hice el día anterior, para dar tiempo a la miga a asentarse. Para empezar, batimos el azúcar y la mantequilla. Si lo queréis un poco más dulce podéis aumentar la cantidad de azúcar, yo lo haré la próxima vez porque me gusta un poco más dulce.  pasados unos dos o tres minutos, cuando tengamos una mezcla suave y esponjosa, añadimos los huevos uno a uno, a continuación echamos la leche y por último la harina y la sal. Ponemos la mezcla en un molde, Yo utilice uno de 26 centímetros. Horneamos de 30 a 40 minutos, sin olvidar comprobar antes pinchando con una brocheta. Dejar enfriar unos 10 minutos y desmoldar. Continuar enfriando sobre una rejilla. Reservar.

Para la crema, primero hay separar las claras de las yemas. Batir éstas junto con el azúcar y la vainilla, durante al menos cinco minutos, hasta que la mezcla tenga un aspecto cremoso. Añadir el queso y batir un poco más hasta que se integren bien los ingredientes.Montar las claras a punto de nieve, agregando antes la pizca de sal. Cuando estén listas las añadimos a la crema de mascarpone. Esto hay que hacerlo con cuidado para evitar que se bajen las claras. Usando una espátula y con movimientos envolventes de abajo hacia  arriba.

Preparamos una taza con dos cucharadas de café instantáneo y le añadimos el disaronno. He utilizado café instantáneo descafeinado por que tengo dos niños en casa, pero seguro que con un buen expreso está aún más rico, si cabe.

Para el montaje he partido por la mitad el bizcocho para tener dos discos iguales. He colocado uno de ellos en el fondo del molde y lo he mojado con el café. Después he puesto una capa de la crema de mascarpone y luego el otro disco de bizcocho, Terminamos con el resto de la crema y antes de servir espolvoreamos con chocolate en polvo o rallando una tableta de chocolate. Introducimos en el frigorífico durante al menos tres horas.




viernes, 2 de marzo de 2012

Bizcocho glaseado de requesón y limón



No creáis que no me he dado cuenta de que últimamente sólo publico recetas de bizcochos. La explicación es muy sencilla. Hago casi uno por semana porque en casa nos gusta para las meriendas. Tengo dos hijos nadadores y son insaciables y mi marido no se queda atrás...

Como no me gusta que coman bollería industrial, me lo paso haciendo bizcochos de todo tipo, con la idea de no aburrirlos. Y, cuando considero que han quedado ricos, pues no me resisto a incluir la receta en el blog.

No obstante, a pesar de mi obstinada defensa de los bizcocho, he decidido que, al menos en un mes, no publicaré más recetas de bizcochos y al menos me pasaré a la bollería, más que nada para que no me tachéis de repetitiva, je, je

Este bizcocho le gustó a mi hijo pequeño y, creanme, es la mejor carta de presentación, ya que este individuo de ocho años no es lo que se dice mi fan número uno. Así pues, espero que os guste.


Ingredientes

300 g de harina de repostería
150 g de requesón
4 huevos medianos
220 g de azúcar
100 g de aceite de girasol
2 cucharaditas de levadura química (Royal)
El zumo de 1 limón mediano
1/4 de cucharadita de sal
ralladura de 1 limón

Glaseado:

Clara de huevo
azúcar glas
unas gotas de limón

Elaboración, :

Precalentar el horno a 175º. Engrasar un molde. Yo he utilizado un molde metálico de unos 25 centímetros.

Su elaboración no puede ser más sencilla, simplemente colocamos todos los ingredientes en un bol y mezclamos para que se integren bien. Echamos la mezcla en el molde y horneamos durante unos cuarenta minutos, aproximadamente. No olvidar pinchar el bizcocho con una brocheta, antes de sacarlo para comprobar la cocción. Esto hay que hacerlo cuando lleve al menos una media hora en el horno. Si sale limpia estará listo.

Sacamos del horno, dejamos enfriar durante unos 10 minutos y desmoldamos. Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Yo lo he acabado con un glaseado como el que hacemos para decorar galletas. Para hacerlo sólo hay que batir una clara de huevo, añadir unas gotas de limón y luego ir añadiendo el azúcar glas, sin dejar de batir con unas barillas La cantidad de azúcar que pongamos dependerá de lo espeso que deseemos que quede el glaseado. Mi sugerencia es que quede bien espeso, como si fuera una crema.


La cocina viva



La cocina viva


martes, 28 de febrero de 2012

Bizcocho de nueces y chocolate

La cocina viva


Ingredientes

300 g de harina de repostería
1 yogur natural (unos 120 o 140 g)
4 huevos medianos
220 g de azúcar
100 g de aceite de girasol
2 cucharaditas de levadura química (Royal)
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/4 de cucharadita de sal
25 g de chocolate en polvo (usé Valor)
100 g de nueces picadas al gusto*


Elaboración, :

Precalentar el horno a 175º. Engrasar un molde. Yo he utilizado un molde metálico de unos 25 centímetros.

Su elaboración no puede ser más sencilla, simplemente colocamos todos los ingredientes, a excepción de las nueces, en un bol y mezclamos para que se integren bien. A continuación añadimos las nueces y mezclamos con una espátula de silicona. Echamos la mezcla en el molde y horneamos durante unos cincuenta minutos, aproximadamente. No olvidar pinchar el bizcocho con una brocheta, antes de sacarlo para comprobar la cocción. Esto hay que hacerlo cuando lleve al menos una media hora en el horno. Si sale limpia estará listo.

Sacamos del horno, dejamos enfriar durante unos 10 minutos y desmoldamos. Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Yo lo he cubierto con la cobertura que me sobró de otro bizcocho, simplemente lleva chocolate negro, nata y un poco de mantequilla. Para terminar coloque unas cuantas gotas de chocolate en la superficie.

*Una sugerencia: Si a vuestros hijos, como les pasa a los mios, no les gusta encontrarse trozos grandes de nueces, las picáis más finas y ya está.







La cocina viva

jueves, 23 de febrero de 2012

Bizcocho con manzana



Ingredientes:
300 g de harina de repostería
150 g de queso quark (Lidl)
4 huevos medianos
220 g de azúcar
100 g de aceite de girasol
1 sobre de levadura química (Royal)
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/4 de cucharadita de sal
1 manzana golden (pelada y troceada)

Elaboración:

Precalentar el horno a 175º. Engrasar un molde. Yo he utilizado un molde metálico de 25 centímetros, así que primero he forrado el fondo con papel del horno y posteriormente lo he engrasado. También lo he espolvoreado con un poco de harina.

 
Su elaboración no puede ser más sencilla, simplemente colocamos todos los ingredientes, a excepción de la manzana, en un bol y mezclamos para que se integren bien.  Echamos la mezcla en el molde y a continuación colocamos los trozos de manzana en la superficie. Horneamos durante unos cincuenta minutos, aproximadamente. No olvidar pinchar el bizcocho con una brocheta, antes de sacarlo para comprobar la cocción. Si sale limpia estará listo.

Sacamos del horno, dejamos enfriar durante unos 10 minutos y desmoldamos. Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Espolvorear con azúcar glas.







miércoles, 15 de febrero de 2012

Love, love, love (Tarta bicolor de chocolate y vainilla)

La cocina viva


Hay algunos que reniegan de este día, lo ven como un mero pretexto para exaltar la fiebre consumista... Yo no lo veo así. Por qué no iba a haber un día dedicado al sentimiento más fuerte y más universal? Un día para pensar en el amor, para expresar el amor, para hacer cosas románticas, cursis o idiotas que si las hiciésemos cualquier otro día nos tomarían por frikis o cosas peores....

Así que no quiero desaprovechar esta preciosa oportunidad de estrenar mi molde corazón, compartiendo con vosotros esta deliciosa tarta. Para hacerla me he inspirado en un libro que hace tiempo me regalaron un grandes amigos. Así que, que mejor momento para estrenar un regalo que no es otra cosa que expresión material del afecto. El libro se llama Chocolate: Las 100 mejores recetas.

Ingredientes:

225 g de mantequilla en pomada
55 g de chocolate negro (usé 52/%)
1 cucharada de café exprés bien cargado
225 g de harina de fuerza (yo usé de repostería)
1 cucharadita de levadura química
220 g de azúcar glas
4 huevos
55 g de almendra molida
2 cucharadas de leche (usé queso quark)
1 cucharadita de extracto de vainilla

Cobertura:

150 g de nata líquida
100 g de chocolate negro (52%)
50 g de mantequilla


Elaboración:

Precalentar el horno a 175º. Engrasar un molde. Yo he utilizado un molde con forma de corazón, pero en la receta original aparece uno de corona.  Mezclar el chocolate fundido con el café. Se puede hacer a baño maría o, como he hecho yo, fundir el chocolate en el microondas y añadir por separado ambos ingredientes. Dejar enfriar.

Tamizar la harina y la levadura y reservar. Aparte, mezclar la mantequilla con el azúcar y batir hasta obtener una mezcla suave y esponjosa. Añadir los huevos uno a uno, las almendras y el queso quark. Añadir los ingredientes secos (harina y levadura) y mezclar hasta que se integren bien todos los ingredientes. separar la masa en dos partes iguales y añadir a una la vainilla y a la otra el chocolate y el café. Mezclar bien.

Si queremos que la apariencia sea marmolada, echamos las  masas en el molde alternativamente, con una cuchara y removemos. Yo simplemente eché primero la de chocolate y luego la de vainilla y removí un poco con un cuchillo sin punta. Como se puede apreciar en la foto, removí demasiado poco y apenas se aprecia la mezcla de las masas. Hornear durante 50 o 60 minutos. Comprobar la cocción con una brocheta, antes de sacarla del horno.

Dejar enfriar sobre una rejilla. Pasados diez minutos desmoldamos y continuamos enfriando. Para la cobertura, calentar la nata y añadir el chocolate y la mantequilla y remover con unas varillas hasta que se derrita el chocolate y desaparezcan los grumos. Dejar enfriar para que se espese un poco y decorar con ella la tarta. Para el acabado de la tarta he utilizado fideos de chocolate y nata montada.




El corazón partio


La cocina viva