lunes, 26 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD!

Aunque con  un poco de retraso (muy atareada con los preparativos), quiero desearos a todos los seguidores y visitantes de este blog que tengáis unas felices fiestas y un 2012 colmado de salud y optimismo.



martes, 13 de diciembre de 2011

Crostata de ricota y chocolate

Hace tiempo que quería hacer una crostata y el otro día por fin encontré ricota en el súper. Así que decidí que era el momento de atreverme con este típico postre italiano. Tal como esperaba, la receta ha sido un éxito. Nos ha encantado a todos así que estoy deseando probar alguna otra de sus variantes. Para la receta nuevamente he acudido al blog La Zuccheriera, que de manera generosa ha incluído en él esta receta familiar.


La cocina viva
Ingredientes

Masa:
250 g de harina
150 g de mantequilla (pomada)
100 g de azúcar
3 yemas de huevo
extracto de vainilla
ralladura de una naranja
pizca de sal

Relleno:
250 g de queso ricotta
100 g de nata
100 g de gotas (chips) de chocolate
40 g de azúcar
1 huevo
1 cucharadita de aroma de azahar

Elaboración:

Mezclar todos los ingredientes y amasar. Yo la he hecho de la misma forma que preparo la masa quebrada que utilizo para quiches y tartas. Lo hago en la thermomix programando 15 segundos, velocidad 6. Si lo hacemos manualmente, es recomendable no amasar en exceso. El resultado a de ser una mezcla "arenosa" que luego compactaremos para hacer una bola y envolverla en plástico transparente. La metemos al frigorífico durante aproximadamente media hora.

Sacamos la masa del frigorífico y la extendemos con ayuda de un rodillo. Es un poco pegajosa así que si no queréis complicaros ponerla entre dos trozos de papel para hornear. Así nos será más fácil trabajarla y no se pegará al rodillo. Cuando el tamaño sea el adecuado para el molde (yo utilicé uno de 25 centímetros), quitamos uno de los papeles y la volcamos sobre el molde (previamente engrasado). Despegamos el otro papel y con los dedos adherimos bien la masa a las paredes del molde. Con ayuda del rodillo cortamos el exceso de masa que utilizaremos para colocar sobre el relleno. Yo he preferido hacer esta florecillas en lugar de las típicas tiras.

Aparte preparamos el relleno. En un bol batimos el queso y el azúcar. Añadimos el huevo y a continuación el resto de los ingredientes. Vertemos en el molde y a continuación colocamos encima el resto de la masa que tenemos preparada. Horneamos a 180º durante unos 45 minutos.

La cocina viva

martes, 6 de diciembre de 2011

Bizcocho con mermelada de manzana

La cocina viva

Para hacer este bizcocho me he basado en una receta del blog de Martha Stewart: Apple Sauce Bundt Cake, aunque tengo que admitir que he introducido varios cambios, más que nada porque andaba "creativa" esa tarde y por otra parte, porque tenía una confitura de manzana que había comprado en el Lidl y deseaba utilizarla. No obstante, en un futuro próximo deseo volver a hacerlo empleando puré de manzana casero. Seguro le dará un toque distinto e incluso resulte aún mas rico.

Manzana y especias variadas son una mezcla que da buenos resultados y resulta muy apetecible en esta estación fría acompañado, por ejemplo, con una bebida caliente... El jengibre y el azúcar moreno le dan un maravilloso color tostado.

Ingredientes:

330 g de harina de repostería
2 cucharaditas de bicarbonato
1 cucharadita de sal
2 cucharaditas de canela
1 cucharadita de jengibre
140 g de aceite de girasol (la receta ponía mantequilla)
180 g de azúcar blanco
80 g de azúcar moreno
3 huevos a temperatura ambiente
1 cucharadita de extracto vainilla
1/2 cucharadita de especias variadas*
200 g de mermelada de manzana


* Las traje de USA, se suelen usar para la tarta de manzana (apple pie)

Elaboración:

Precalentar el horno a 175º. Engrasar un molde de unos ...Mezclar y tamizar los ingredientes secos. Aparte, mezclar el aceite y el azúcar y batir hasta que se integren bien ambos ingredientes. A continuación añadir los huevos uno a uno y luego la vainilla. Incorporamos poco a poco los ingredientes secos y, por último añadimos la mermelada de manzana. Volcamos la mezcla en el molde y horneamos durante unos cincuenta minutos. Es importante que, pasada una media hora comprobemos con una brocheta la cocción. Yo he estado muy atenta y cuando faltaba poco he apagado el horno y lo he dejado otros cinco minutos con la puerta del horno cerrada. Pasado este tiempo he abierto la puerta del horno y lo he dejado allí otros cinco minutos. El resultado ha sido que, al momento de sacarlo el bizcocho no se ha bajado, mantuvo exactamente el mismo volumen que tenía cuando estaba dentro del horno. Dejar enfriar sobre una rejilla y si se desea espolvorear con azúcar glass.



miércoles, 30 de noviembre de 2011

Galletitas otoñales de mantequilla y almendra

La cocina viva


Mi hija siempre me está diciendo que hagamos galletas. Disfruta muchísimo ayudándome a prepararlas, sobre todo le encanta la fase de darles forma. Y a mi me encanta compartir con ella esos momentos. Sin embargo, no siempre es fácil encontrar el momento, no tanto por causa mía, sino por su apretada agenda de chica de primero de la ESO que además es deportista consumada.  Una vez que ya coincidimos en tiempo y ganas, nos ponemos manos a la obra a preparar esta receta básica de galletas, con la intención de que sea ésta la base de unas futuras galletas decoradas de cara a la Navidad. La receta la tomé del libro "Imprescindible" que acompaña a la Thermomix 31, sólo reduje la cantidad de almendra. Son sencillas y deliciosas y podemos decorarlas a nuestro gustos. Nosotros cubrimos algunas con chocolate pero sinceramente no eran muy fotogénicas.

Ingredientes:

70 g de almendra cruda molida
300 g de harina de repostería
170 g de mantequilla a temperatura ambiente
1 huevo
130 g de azúcar

Elaboración:

Ponemos todos los ingredientes en un recipiente adecuado y amasamos. Yo lo hice con la thermomix y se hace en unos 20 segundos a velocidad seis. También se puede hacer con una batidora con accesorio para amasar. Es una masa que no necesita mucho amasado, como la masa quebrada que se utiliza para las tartas rellenas, quiches... Una vez amasada, formamos una bola y envolvemos en film transparente y la metemos en el frigorífico durante unos 15 minutos. Pasado este tiempo estiramos la masa con la ayuda de un rodillo. Hay que darle un grosor de aproximadamente medio centímetro. Con la ayuda de un cortapastas vamos dándoles forma y las colocamos en una bandeja del horno cubierta con papel de hornear. Las horneamos durante unos 15 o 20 minutos a 170º.
Mientras sale la primera hornada podemos estirar la masa que nos va sobrando sobre papel del horno e introducirla unos cinco minutos al frigorífico. Cuando la saquemos nos será más fácil cortarla.

La cocina viva

jueves, 24 de noviembre de 2011

Cinnamon Chocolate Bundt Cake (Bizcocho de chocolate y canela)


Sé que me vais a decir que estoy un poco pesada con los Bundt... Y tenéis razón! Pero antes de cambiar de registro, de verdad que pienso hacerlo, no he podido resistirme a preparar y publicar esta exquisita receta. Sin duda canela y chocolate son dos ingredientes que se llevan. La receta la vi en el blog The Food Librarian.
Normalmente paso a gramos las cantidades que aparecen en "tazas", en las recetas americanas. Esta vez no lo he hecho, pero supongo que no habrá problema ya que cualquier "cocinillas" que se precie tiene en su casa un juego de tazas medidoras.

Ingredientes:

1 taza de agua
1/2 taza de aceite vegetal (yo usé de girasol)
1/2 taza de mantequilla
1/4 de taza de cacao en polvo
2 tazas de harina
2 tazas de azúcar (yo usé 1 1/2)
1/2 cucharadita de sal
1 1/2 cucharadita de canela molida
1/2 taza de buttermilk*
1 cucharadita de bicarbonato
2 huevos grandes
1 cucharadita de extracto de vainilla


Elaboración:

Precalentar el horno a 185º, engrasar un molde de Bundt.
En una una olla apropiada llevamos a ebullición el agua, el aceite, la mantequilla y el cacao. Mezclamos bien y dejamos enfriar. Aparte, mezclamos los ingredientes secos (harina, azúcar, sal y canela. Agregamos la mezcla que contiene el chocolate y batimos hasta que se hayan integrado bien todos los ingredientes. Añadimos el buttermilk y el bicarbonato y mezclamos.
Aparte batimos los huevos junto con la vainilla y añadimos al preparado anterior. Mezclamos bien para que se integren bien los ingredientes.
Vaciamos la masa en el molde y horneamos durante unos 35 minutos. Antes de sacarlo comprobamos con una brocheta que esté bien cocido. Si sale limpia, estará listo. Sacamos, dejamos enfriar durante al menos 15 minutos y desmoldamos. Si queréis espolvorear con azúcar glass, yo no lo hice.

* Si no encontráis buttermilk lo podéis preparar echando una cucharada de zumo de limón o vinagre a una taza de leche entera. Dejamos reposar unos 15 minutos.

La cocina viva



La cocina viva


jueves, 17 de noviembre de 2011

Bizcocho de mascarpone y Baileys

La cocina viva

Como tenía una tarrina de mascarpone en el frigorífico, me dedique a buscar una receta que lo incorporara entre sus ingredientes. Así, me encontré con esta receta en la web de Thermomix. Como soy una fanática del Baileys, suelo tenerlo en casa para tomarme una copita de vez en cuando así que, cuando vi que la receta llevaba ambos ingredientes, no me lo pensé dos veces. Tiene que estar delicioso, me dije. Y no me equivoqué. Es un bizcocho sencillo, esponjoso y delicioso. Os aseguro que no os arrepentiréis si os decidís a prepararlo.

Ingredientes:

Para el bizcocho
4 huevos
200 g de azúcar
1 tarrina de queso mascarpone
100 g de baileys
70 g de aceite de girasol
200 g de harina
1 sobre de lavadura Royal

Cobertura de chocolate

150 g de chocolate de cobertura
4 cucharadas de nata
1 cucharada de mantequilla


Elaboración:

Precalentar el horno a 180º. Separar las claras de las yemas y montarlas. Reservamos. Aparte batimos las yemas, el azúcar y el queso mascarpone, a velocidad media. Batimos durante dos o tres minutos y el aceite y a continuación el Baileys. Seguidamente añadimos la harina y la levadura. Batimos hasta que se integren bien los ingredientes. Por último incorporamos las claras montadas y mezclamos con una espátula. Hay que hacerlo con cuidado para que no se bajen y el bizcocho nos quede muy esponjoso. Pasamos al molde y horneamos durante unos 45 minutos. Antes de sacarlo, no olvidaros de hacer la prueba de la brocheta. Dejamos enfriar

Para hacer la cobertura fundimos primero el chocolate, añadimos la nata y la mantequilla y batimos muy bien para que se integren bien los ingredientes y evitar que se formen grumos.  Cubrimos el bizcocho a nuestro gusto.


La cocina viva


La coina viva

martes, 15 de noviembre de 2011

Cream cheese and lemon bundt cake


La cocina viva

Hace unas semanas me enteré de que el 15 de noviembre se celebraba en los Estados Unidos el National Bundt Day, es decir el día del Bundt, mi cake favorito. Así que me dije: Ese día publicas uno seguro! Sin embargo, de repente hoy, al revisar mi Blogger, me doy cuenta de que hoy precisamente es el día! En fin, que me ha pillado por sorpresa pero, casualmente con un Bundt cake en el horno! Así que heme aquí, a contrareloj, preparando la entrada para el día de hoy. Estoy segura que hoy el mundo de los blogs se verá repleto de deliciosos Bundt, lo cual nos da una idea de la importancia de este delicioso y versátil bizcocho.

La verdad es que he elegido esta receta más que nada porque tenía tres tarrinas de queso philadelphia en el frigorífico y había que empezar a utilizarla. Investigando en la web, llegue a la página de Williams-Sonoma y allí encontré esta maravilla. La receta en la que me inspiré se llama Cream Cheese Pound Cake with Lime Glaze pero yo la he hecho a mi manera porque, entre otras razones, soy incapaz de echarle tres tazas de azúcar (unos 600 g). Sé que se trata de un postre y no es que pretenda hacerlo light ni mucho menos pero, 600 g!!!! En fin, que sí queréis hacer el original no tenéis más que acudir a dicha página, pero también os digo que mi versión no está nada mal.

Ingredientes:

450 g de harina de repostería
1/4 de cucharadita de bicarbonato
1/4 de cucharadita de sal
250 g de mantequilla sin sal
1 tarrina de 200 g de queso crema philadelphia
350 g de azúcar
5 huevos XL
1 cucharadita de extracto de vainilla
5 cucharaditas de zumo de limón
2 cucharaditas de ralladura de limón

Glaseado 
El zumo de un limón
7 cucharaditas de azúcar glass


Elaboración:

Precalentar el horno a 160º. Engrasar un molde Bundt. Mezclar y tamizar los ingredientes secos (harina, bicarbonato y sal). Aparte, en un recipiente apropiado ponemos la mantequilla y el queso. Es importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente. Así que no hay que olvidar sacarlos del frigorífico con antelación. Batimos a velocidad media hasta que veamos que se han integrado bien ambos ingredientes. Bajar con la espátula la mezcla que se adhiera a las paredes del recipiente. Poco a poco vamos añadiendo el azúcar y batimos durante unos cinco minutos. Bajamos la velocidad y vamos añadiendo los huevos uno a uno. A continuación, incorporamos la vainilla y el zumo de limón. En este punto, añadimos el harina en tres veces. No echar otro tercio hasta que se haya mezclado bien el anterior.

Finalmente echamos la ralladura de limón y mezclamos con una espátula de silicona. Echamos la mezcla en el molde distribuyéndola bien por todo el molde. Horneamos durante una hora aproximadamente. No olvidar pinchar con una brocheta para comprobar la cocción, a partir de los 40 o 45 minutos. Cuando salga limpia estará listo. Sacamos, dejamos enfriar sobre una rejilla y pasados unos diez minutos, desmoldamos. Cuando esté completamente frío pincelamos con el glaseado. Para prepararlo, sólo hay que mezclar el azúcar con el zumo de limón.

La cocina viva


La cocina viva


sábado, 12 de noviembre de 2011

Otro pan para el desayuno


La cocina viva



La receta básica de este pan de molde o pan inglés, la vi por primera vez en el blog de mi amiga Circe y, desde entonces, me he aficionado a este tipo de pan para acompañar el desayuno, mi comida favorita. Pero, como soy enemiga de la rutina, siempre estoy introduciendo modificaciones para no aburrirme: Añadir más azúcar, cambiarla por miel de abeja, echar mantequilla, harina integral... Este que os presento a continuación es una de esas variaciones.



Ingredientes:

200 g de harina de espelta integral (El Amasadero)
300 g de harina de repostería
350 ml de leche entera (templada)
12 g de levadura fresca de panadería
Unos 5 o 10 g de sal
Un huevo grande
30 g de azúcar
30 g de mantequilla (temp. ambiente)


Elaboración:

Mezclar la levadura con la leche templada, hasta que se disuelva por completo. A continuación añadimos el resto de los ingredientes a excepción de la mantequilla. Amasamos (en amasadora) durante unos cinco minutos. Dejamos reposar unos 10 minutos. Pasado el tiempo volvemos a amasar durante unos tres minutos y vamos añadiendo la mantequilla poco a poco. Pasamos la masa a un recipiente apropiado, tapamos y dejamos reposar durante una hora aproximadamente para que fermente. Como ya sabéis el tiempo puede variar dependiendo de la temperatura ambiente. A continuación amasamos de nuevo para sacar el aire y le damos forma. En este caso yo la estiré hasta obtener una cuerda de unos 45 cm. Introducimos la masa en un molde previamente engrasado ( de unos 35 cm), doblando los extremos hacia lados opuestos (forma de S). Tapamos con un paño limpio y dejamos reposar unos 45 minutos o hasta que la masa ocupe un 70 por ciento del molde. Pincelamos la superficie con leche o huevo batido e introducimos al horno precalentado a 180º. Horneamos durante unos 30 o 40 minutos. Sacamos, dejamos  enfriar sobre una rejilla y pasados unos 15 minutos desmoldamos.









jueves, 10 de noviembre de 2011

Bizcocho de diario



La cocina viva
 
Le he llamado así a este bizcocho porque no tiene ningún ingrediente especial. Tampoco tiene ninguna cobertura súper calórica y deliciosa, que hacemos para esas ocasiones especiales. Este bizcocho no tiene muchas pretensiones, simplemente acompañar cualquier desayuno o merienda. Sin embargo, el que sea sencillo no significa que no sea delicioso y mucho menos si empleamos materia prima de buena calidad. He de confesar que mi hijo pequeño, goloso empedernido, me dijo, con esa sinceridad propia de la infancia: "ese bizcocho no sabe a nada". Sin embargo para aquellos que, como a mi, os gusta el dulce pero sin llegar a lo empalagoso, es ideal.

Ingredientes:

200 g de mantequilla (temperatura ambiente)
250 g de azúcar
4 huevos grandes
250 g de queso quark (el del Lidl)
400 g de harina de repostería
1 cucharadita de levadura
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 o 2 cucharaditas de extracto de vainilla

Preparación:

Encendemos el horno a 180 grados. Engrasamos un molde de unos 24 centímetros. Tamizamos y mezclamos los ingredientes secos (harina, levadura y bicarbonato). Aparte, batimos la mantequilla hasta que esté suave y cremosa, entonces añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que se hayan incorporado bien ambos ingredientes. A continuación añadimos el extracto de vainilla y luego los huevos uno a uno. Finalmente añadimos los ingredientes secos en tres partes, alternándolos con el queso quark. Un tercio de la harina, la mitad del queso... Verter la masa en el molde y horneamos durante unos 40-45 minutos. Antes de sacarlo pinchamos con una brocheta, si sale limpia es que está listo. Dejamos enfriar sobre una rejilla durante unos 10 minutos y desmoldamos.


La cocina viva

La cocina viva



sábado, 5 de noviembre de 2011

Kugelhopf


Vi por primera vez este bizcocho-pan en el blog de Hilmar y quedé prendada de él. La verdad es que esto me sucede con la inmensa mayoría de las recetas que publica esta maravilla de mujer. Así que he tomado prestada su receta y he introducido cambios mínimos.

Es justo el tipo de pan que me fascina, dulce sin llegar a empalagar. El perfecto acompañante para una bebida caliente en una fría tarde otoñal. Me lo imagino sobre una soberbia mesa de madera en una gran cocina con chimenea del norte de Europa, donde tiene su origen y múltiples variantes. Aunque aquí en Andalucía las temperaturas distan mucho de las alemanas o austriacas pero, como somos más frioleros, también se apetece.

Este pan tiene la apariencia de un bizcocho, pero no lo es, pues se hace con levadura de panadería. De hecho, la primera vez que lo hice puse levadura de repostería y claro fue un fracaso total. En fin, supongo que echando a perder se aprende, como dice el dicho. Sin embargo, esta vez sí que ha quedado rico y con la miga en su punto, según mi humilde opinión, claro.

Para elaborar este pan empezamos preparando un prefermento (esponja)

Ingredientes:

Esponja
1/2 taza de leche tibia
12 g de levadura fresca prensada*
100 g de harina todo uso

Bizcocho
200 g de harina
la ralladura de un limón
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 yemas
3 cdas de azúcar (yo puse 90 g)
1/2 cdita de sal
90 g de mantequilla
65 g de pasas
40 g de almendras o nueces picaditas (yo puse nueces)
Almendras fileteadas para el molde
Un chorrito de brandy


Preparación:

Primero ponemos a macerar las pasas en el brandy, cuidando de cubrirlas bien. Cuanto más tiempo las dejemos, mejor será el resultado. Para la esponja, mezclamos la levadura con la leche y batimos hasta que se disuelva bien. Agregamos la harina y mezclamos bien. Cubrimos y dejamos reposar una media hora para que fermente.

Aparte, batimos la mantequilla con el azúcar y la sal, hasta obtener una mezcla suave y esponjosa. A continuación agregar la ralladura de limón y el extracto de vainilla, sin dejar de batir. Añadimos las yemas una a una y después el prefermento. Mezclamos bien hasta que se integren todos los ingredientes.

Colamos las pasas y añadimos una cucharada del licor que las contenía a la masa.  En seguida añadimos la harina. Mezclamos bien y dejamos reposar unos 10 minutos. Pasado el tiempo volvemos a amasar y añadimos las pasas y las nueces. Pasamos la mezcla a un bol engrasado con mantequilla. Tapamos y dejamos reposar 20 minutos. Mientras tanto, preparamos el molde. Lo engrasamos con mantequilla y distribuimos las almendras fileteadas por el interior.




Transferimos la masa al molde. Tapamos y dejamos levar hasta que doble su volumen.





Introducimos al horno precalentado a 175º, durante unos 40 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla y desmoldamos pasados unos 15 minutos. Espolvorear con azúcar glass.






Antes de espolvorear con azúcar glass

La textura de la miga, indescriptible!


viernes, 4 de noviembre de 2011

Pumkin Pie (Tarta de calabaza)


La cocina viva

Hay tantas recetas típicas para estas fechas, que era difícil elegir una. Me he decidido por el Pumkin Pie, más que nada porque tenía muchas ganas de usar la calabaza en alguna receta, sobre todo ahora que es posible encontrarla en las fruterías. Adoro el color naranja de la calabaza y cuando lo aporta a alguna receta, me es imposible resistirme.

Aunque esta entrada estaba pensada para celebrar Halloween, al final me ha sido imposible publicarla el día 31, como me hubiese gustado. Durante el puente, con lo niños todo el día en casa, no me ha resultado fácil encontrar el momento. En fin, de todas formas me parece que esta tarta es más típica del día de acción de gracias (tercer jueves de noviembre), que de Halloween...

Me parece que este es el tipo de tartas es de las que fascina o deja indiferente a partes iguales. A mi me ha encantado, tanto que me era difícil abstenerme de dar paseos a la cocina en busca de una "probadita", luego otra... Sin embargo, mi hija y mi marido no parecían demasiado entusiasmados, tengo que reconocerlo.

Una cosa más que me gustaría destacar, y no me enrollo más, es la calidad del molde que utilicé. Es de Nordicware y viajo conmigo desde USA. Es estupendo, tanto que he podido desmoldar la tarta perfectamente, sin que se rompiera por ninguna parte. Además, si lo queremos dejar en el molde, viene con una tapa. ¿ A que es guapo?

Ingredientes:

Para la masa quebrada*

350 g de harina de repostería
130 g de mantequilla bien fría en trozos pequeños
70 g de agua muy fría
1 pizca de sal
1 cucharada de azúcar
1 cucharadita de levadura química

* He utilizado la receta del Libro que viene con la thermomix

Ingredientes

Para el relleno*

3 huevos
1 1/2 cucharaditas de canela
3/4 de cucharadita de jengibre
1/4 de cucharadita de nuez moscada
1/4 de cucharadita de clavo molido*
150 ml de nata
150 ml de leche entera
175 g de azúcar moreno integral (light brown sugar)
450 g de puré de calabaza

* Para el relleno me he basado en la receta de El Rincón de Bea


Preparación:

Se vierten todos los ingredientes en el vaso y se programa la thermomix 15 segundos, velocidad 6. La masa tendrá el aspecto de arena gruesa. Formamos una bola, la introducimos en una bolsa de plástico y la metemos en el frigorífico durante una media hora. Para quienes no tengan esta maravilla de máquina, pueden hacerlo manualmente o con una batidora de vaso. Pasado este tiempo, estiramos la masa con un rodillo hasta que el tamaño sea suficiente para cubrir un molde de 24 centímetros. Engrasamos el molde, cubrimos con la masa, cuidando de que se adhiera bien a las paredes del molde. Cortamos la masa sobrante de los bordes y con los dedos índice y medio, formamos las clásicas ondas de las tartas rellenas. Con la masa sobrante podemos, ayudándonos con un cortapastas, hacer unas figuras para poner en la superficie. Yo le puse unas hojas de arce.

Preparación del relleno

Primero que nada se asa o se cuece al vapor la calabaza. Yo la he asado en el horno durante unas dos horas a 150 grados. Esto es mejor hacerlo el día anterior.
Aparte, batimos los huevos y añadimos las especias (yo no le he puesto clavo). Sin dejar de batir añadimos la leche, la nata y el azúcar, hasta que se integren bien todos los ingredientes. Bea sugiere colar la mezcla pero yo no lo he hecho. Además, para la próxima creo que voy a prescindir de la leche y echar sólo nata para que, después de hornear quede más consistente.
Calentamos esta mezcla durante unos 9 minutos a fuego lento, con cuidado de que no hierva ni espese ( En tmx 9 min., 60º, vel. 1).
Por último añadimos el puré de calabaza, mezclamos bien y vertemos en el molde con la masa quebrada. Horneamos a 180 grados durante unos 40 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla durante unas 2 horas.





La cocina viva


 

sábado, 29 de octubre de 2011

Bizcocho de plátano y pepitas de chocolate (Banana Chocolate Chip Bundt )



Repasando mis blogs de cabecera me encontré este delicioso Bundt . El blog es estupendo. Se llama The Food Librarian y os lo recomiendo. Como soy una golosa incorregible no pude esperar más para prepararlo y de paso recomendarlo. Además, tiene la ventaja de que sus ingredientes los suelo tener siempre en casa, por tanto no tuve que esperar nada para ponerme manos a la obra. Hice algunas pequeñas modificaciones, como reducir la cantidad de azúcar a la mitad y agregué queso quark en lugar de sour cream ya que no es fácil de conseguir en España. Lo de reducir el azúcar no es tanto porque quiera hacer más ligero el bizcocho, que también, sino más por gusto personal ya que no me gustan las cosas dulces en exceso. Además, el plátano ya le aporta bastante dulzor. No obstante, la cantidad queda al gusto de el/la cocinera.

Ingredientes:

360 g de harina todo uso
2 cucharaditas de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
230 g de mantequilla
230 g de azúcar
2 cucharaditas de extracto de vainilla
2 huevos grandes (temperatura ambiente)
4 plátanos muy maduros
1 taza de queso quark (o yogur natural)
100 g de pepitas de chocolate


Preparación:

Precalentar el horno a 170 grados. Engrasar el molde, yo lo hice con un spray especial para repostería. A continuación mezclamos los ingredientes secos ( harina, bicarbonato y sal).  Luego, batimos la mantequilla hasta que consigamos una textura cremosa, unos 4 o 5 minutos. Mientras batimos la mantequilla aprovechamos para machacar los plátanos hasta conseguir una textura de puré.

Añadimos el azúcar a la mantequilla y continuamos batiendo hasta que se integren bien ambos ingredientes. Entonces añadimos el extracto de vainilla y continuamos agregando los  huevos uno a uno, batiendo aproximadamente un minuto entre cada uno. Bajamos la velocidad de la batidora y entonces añadimos el puré de plátano. A continuación incorporamos los ingredientes secos en tres veces, alternándolos con el queso quark. Por último añadimos las pepitas de chocolate y mezclamos con una espátula para que se distribuyan bien por toda la masa. Echamos el contenido en el molde y horneamos por unos 65 minutos. No olvidar pinchar con una brocheta para comprobar la cocción. Si sale limpia, está listo!


La cocina viva



La cocina viva


martes, 25 de octubre de 2011

Hummingbird cake o Tarta colibrí (Dedicado a Cami)

La cocina viva

Hace pocos días que vi esta tarta en el blog El Rincón de Bea. Os aseguro que fue amor a primera vista. Después, cuando vi los ingredientes el "flechazo" fue total. Plátanos, piña, coco, canela, cream cheese frosting... No es extraño que me atrajera la verdad es que Bea elige muy bien cada entrada de su blog y además sus fotos son estupendas.

El pretexto perfecto para prepararla llegó pronto. por suerte. Esta semana ha sido el cuarto cumpleaños de mi sobrina Cami, así que prometí a su madre que le dedicaría una tarta en el blog. A manera de "ciberpresente", ya que por desgracia, al menos de momento, no la podrá probar ya que viven a miles de kilómetros de España. Sin embargo, seguro que su madre pronto se la prepara.

De antemano os digo que no estoy muy contenta con la calidad de las fotos. La verdad es que, por aquello de "matar dos pájaros de un tiro" me comprometí a llevar la tarta a una cena con amigos, así que no pude esperar al día siguiente para hacerlas con luz natural. Lo bueno de todo esto es que tengo un pretexto perfecto para hacerla de nuevo y, quizás, para entonces ya me haya comprado los moldes de layer cake. Esta vez lo he hecho en dos moldes de 25 centímetros. No es ni mucho menos tan guapo como el de Bea, todavía estoy aprendiendo, pero os aseguro que era delicioso.

 La receta es casi idéntica a la de Bea. Sólo que he usado aceite de girasol en lugar de oliva y he modificado la cantidad de azúcar en el creamcheese.

Ingredientes:

225 gr de harina
1 cucharadita de canela
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
50 gramos de nueces
50 gramos de coco rallado
100 gr de azúcar
100 gr de azúcar moreno
1 huevo grande más una yema
155 gr de piña (escurrida)
3 plátanos maduros
125 gr de aceite de girasol
1 cucharadita de extracto de vainilla


Cream cheese frosting

125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
300 gr de queso philadelphia
150 gr de azúcar glass tamizado
1 cucharadita de extracto de vainilla


Preparación

Primero que nada, precalentamos el horno a 175 º. Picamos las nueces, con cuidado para que no se nos hagan polvo, reservamos. Aparte, trituramos la piña previamente escurrida y reservamos. Engrasamos los moldes. Yo los he espolvoreado con harina, pero Bea recomienda forrar la base con papel de hornear. En mi caso, como eran desmontables, no he tenido problemas para sacarlos.

Tamizamos ingredientes secos ( harina, canela, sal, bicarbonato, nueces y coco). Trituramos los plátanos hasta hacer un puré y reservamos. Batimos los huevos con el azúcar (blanca y morena), durante un minuto aproximadamente. Añadimos el aceite, el extracto de vainilla, la piña y el puré de plátano; batimos hasta que se integren bien todos los ingredientes. Por último añadimos los ingredientes secos en dos veces, Sin batir en exceso.

Repartir la masa entre los moldes, con cuidado para que todos tengan la misma cantidad. Horneamos durante unos 25 minutos. Antes de sacarlos pinchamos con una brocheta, si sale limpia es que están listos.

Dejamos enfriar sobre una rejilla y, pasados unos 10 minutos desmoldamos y dejamos enfriar por completo.  Yo he seguido el consejo de Bea . Los he envuelto en film transparente y los he guardado en el frigorífico hasta el día siguiente.

Para la cobertura o cream cheese frosting, sólo hay que batir la mantequilla junto con el azúcar durante unos 3 minutos, hasta que tengamos una mezcla cremosa. Entonces añadimos el queso philadelphia y batimos hasta que se hayan mezclado bien los ingredientes. Por último añadimos el extracto de vainilla. reservamos en el frigorífico durante unas 2 horas. pasado este tiempo montamos la tarta. Hacerlo de esta manera aparte de que favorece el resultado final, resulta práctico porque repartimos el trabajo en tres etapas.

En cuanto al montaje final, sólo repartir parte del frosting entre los dos bizcochos y el resto en la superficie. Adornar con nueces. Por último, sólo añadir que cuando más rica estaba la tarta fue el día siguiente al del montaje. Al tercer día había desaparecido...





La cocina viva

martes, 11 de octubre de 2011

Lasaña (dedicada a Carlos)

La cocina viva

Hace algunos días mi hermano pequeño me preguntó cuándo iba a incluir la lasaña en el blog. Y como resulta que, dentro de pocos días va a ser su cumpleaños, decidí que éste era un buen momento para incluír esta receta en el blog. Se trata de un plato que preparo desde hace años y que ha gozado de bastante aceptación entre los que lo han probado. Sin embargo, hace tiempo que deseaba introducir mejoras... Con tal objetivo, consulté un blog de comida italiana que me encanta La Zuccheriera. Es muy completo y variado y  está publicado en español!, ya que su autora es una italiana radicada en España.

Así pues, he tomado prestada su receta del ragú de carne, que élla utiliza para los canelones y la lasaña. He introducido cambios mínimos porque quería que la receta fuese fiel a la tradición italiana. No hay nada más triste, cuando vives fuera de tu país, que encontrarte con recetas que no son nada fieles a tus tradiciones culinarias, porque propagan ideas equivocadas sobre lo que es tu gastronomía. A mi me pasa a menudo con la comida mexicana...

Ingredientes:

Para el ragú:
250 gr de carne picada cerdo/ternera (yo pude 400)
1/4 de cebolla (yo puse una cebolleta pequeña)
aceite de oliva virgen extra
1 zanahoria pequeña
1 penca de apio
1 clavo de olor
una pizca de canela en rama
1/2 vaso de vino blanco
2 hojas de salvia fresca
1 ramita de romero
1 diente de ajo
1 lata de tomate natural triturado (de 425 ml.)
60 gr de mantequilla
1 pastilla de caldo de ave

Para la bechamel (receta de thermomix)

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
50 gr de mantequilla
100 gr de harina
800 gr de leche
1 cucharadita de sal
pimienta
nuez moscada rallada

Laminas de lasaña (yo usé precocida)
queso parmesano rallado


Preparación

Primero que nada trituramos la zanahoria, el apio y la cebolla(tmx 5s, v5). El ajo lo pelamos y lo dejamos entero. Aparte, con ayuda de tijeras de cocina, cortamos muy fino en romero y la canela. A fuego medio hacemos un sofrito con la verdura y las hierbas aromáticas (cebolla, zanahora, apio, ajo, tomillo, canela, savia y clavo), durante unos cinco minutos. A continuación añadimos la carne picada; mezclamos bien y mantenemos a fuego medio durante unos 10 o 15 minutos más. A continuación incorporamos el vino blanco y esperamos un momento hasta el alcohol se evapore (unos 5-7 minutos). Finalmente añadimos el tomate, la mantequilla y la pastilla de caldo. Removemos, bajamos el fuego y la mantenemos allí durante dos horas aproximadamente (yo lo tuve sólo una). Removemos a menudo, mientras dure la cocción.

La receta de la bechamel la tomé del libro de recetas básicas de thermomix. pero se puede hacer de la manera tradicional. En una sarten a fuego medio ponemos la mantequilla y el aceite. Cuando tome temperatura se añade la harina y se sofríe durante unos dos minutos, removiendo con unas varillas. Sin dejar de remover, vamos añadiendo la leche poco a poco, removiendo para evitar que se formen grumos. A continuación añadimos la sal, la pimiemta y la nuez moscada.
Una vez que tenemos el ragú  y la bechamel ya podemos montar la lasaña. Para ello engrasamos un molde (yo usé uno de 28x22) y colocamos en el fondo láminas de pasta y continuamos con una capa de ragú. Continuamos colocando alternativamente las láminas y la salsa y terminamos con pasta. Seguidamente distribuimos la bechamel por toda la superficie. Por último cubrimos con el queso parmesano rallado y metemos al horno precalentado a 180º, durante unos 25 minutos o hasta que el queso se dore.


La cocina viva


La cocina viva


La cocina viva


La cocina viva

viernes, 23 de septiembre de 2011

Milk chocolate bundt cake

La cocina viva

Hace tiempo que deseaba hacer este Bundt. A mi familia y a mi nos encanta el chocolate y tratándose de bizcochos ni os cuento... Repasando los ingredientes imaginaba que sería delicioso y os garantizo que no me ha defraudado. Y creo que he hecho bien en esperar, porque un bizcocho tan delicioso merece una presentación acorde con su sabor. Por tanto, era una estupenda oportunidad para utilizar de nuevo mi precioso molde recién adquirido.

Este Bundt es un clásico. Sin mucho esfuerzo os podéis encontrar decenas de versiones de esta receta. Yo no me he complicado mucho y me he ido a lo seguro: el maravilloso blog  El Rincón de Bea que, por supuesto, os recomiendo. Ella, a su vez, se inspiró en el libro Taste of Home Baking Book. Y es que, aunque seamos adultos, al menos en mi caso, a menudo me dejo llevar por el sentido de la vista y en las fotos de Bea luce espectacular.

Aunque es muy poco lo que aporto a la receta, me he decidido a publicarla como reconocimiento a una estupenda receta y simplemente porque me parece deliciosa. La variante que he introducido ha sido sustituir el buttermilk por el queso quark- No tenía del primero y el que preparo en casa no me gusta tanto como el que venden ya preparado en el súper.  Tampoco he utilizado un chocolate de alta cantidad ni mi mantequilla favorita, así que tengo un buen pretexto para volver a hacerlo pronto...

En fin, no me enrollo más, aquí va la receta:

Ingredientes

200 gr de chocolate con leche
120 gr de sirope de chocolate
250 gr de mantequilla
200 gr de azúcar
4 huevos grandes
1 cucharadita de extracto de vainilla
360 gr de harina de repostería
3/4 cucharadita de levadura
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
240 gr de queso quark (Lidl)

Preparación

Precalentar el horno a 160º. A continuación derretir el chocolate al baño maría junto con el sirope (yo he derretido el chocolate en el microondas y luego he añadido el sirope). Tamizar  ingredientes secos (la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal), reservar. Aparte, batir la mantequilla y el azúcar, hasta lograr una mezcla suave y esponjosa (yo lo he hecho en la thermomix usando la mariposa) y el azúcar se haya disuelto por completo. A continuación, sin dejar de batir, añadir los huevos uno a uno. Incorporar el chocolate y el extracto de vainilla.  Seguidamente añadimos los ingredientes secos en tres partes alternándolos con el queso quark (el buttermilk o sour cream). Echamos la mezcla en un molde previamente engrasado y horneamos aproximadamente por cincuenta y cinco minutos. Aunque, ya sabéis, lo mejor es la prueba de la brocheta, si sale limpia, está listo! Dejar enfriar durante 10 o 15 minutos y desmoldar. Una vez frío espolvorear con azúcar glas.


La cocina viva



La cocina viva

domingo, 18 de septiembre de 2011

Bund cake de mascarpone y vainilla

Una de mis adquisiciones durante mi viaje a Estados Unidos ha sido, como no, un precioso molde Nordic Ware. Por supuesto, estaba deseando utilizarlo, así que, en cuanto he terminado de ordenar el equipaje, surtir la despensa, comprar el material escolar, preparar uniformes, etc., etc., lo he estrenado con este sencillo pero delicioso Bundt. Y no me ha defraudado, el resultado es estupendo. Es increíble lo bien que la masa adquiere la forma del molde y lo sencillo que es desmoldarlo posteriormente. Para ello emplee un spray específico que adquirí también en USA. Así pues, espero que os guste esta primera receta de la temporada 2011-2012.

La cocina viva


Ingredientes:

370 gr. de harina
1/4 cucharadita de bicarbonato
1/4 cucharadita de sal
170 gr de mantequilla sin sal
200 gr de queso mascarpone
200 gr de azúcar
100 gr de azúcar de caña
5 huevos XL

Glaseado
6 cucharadas de mantequilla
2 de azúcar glas
2 cucharaditas de extracto de vainilla
4 cucharadas de leche entera

Preparación:

Primero que nada hay que mezclar los ingredientes secos ( harina, bicarbonato y sal). Aparte, batir la mantequilla, el queso mascarpone y el azúcar (las dos clases). Cuando se hayan incorporado bien todos los ingredientes, agregar las yemas una a una. Posteriormente añadir la vainilla. A continuación añadir poco a poco la mezcla de la harina. Aparte montar las claras e incorporarlas poco a poco a la mezcla anterior, sin batir en exceso. Echar la mezcla en un molde previamente engrasado y hornear a 170º durante unos 45 minutos.

Para hacer el glaseado sólo hay que incorporar la mantequilla derretida al azúcar glas y batir hasta que se mezclen bien los ingredientes. A continuación agregar la leche y la vainilla y batir un poco más.

La cocina viva


La cocina viva